El Valencia ficha a Cavani

Edinson Cavani. Foto: @valenciacf.

“Te da paciencia, tranquilidad y el instinto para aprovechar el momento adecuado para sacar el pescado”, manifestó en una entrevista Edinson Cavani (Salto, Uruguay; 35 años), nuevo jugador del Valencia CF, sobre una de sus aficiones favoritas, la pesca. El río Uruguay, a su paso por Salto, localidad natal del atacante, es considerado uno de los puntos claves para la captura de dorados y bogas. Confluyen cuatro grandes cuencas con ríos, arroyos y cañadas. Estas ofrecen varias posibilidades de pescar en agua dulce para quienes gustan de la captura de peces de río.

El ‘Matador’ de Salto es un delantero crepuscular de 35 años que en febrero cumplirá 36. El encuentra en Mestalla el caladero en el que seguir haciendo goles, como ha hecho durante toda su carrera. Su objetivo: rendir en el Valencia para disputar el Mundial de Catar, la gran cita futbolística del planeta, con la celeste de Uruguay. Faltos de referentes, en Mestalla obvian la edad del futbolista y apuestan por sus estadísticas y su profesionalidad.

Llegó al aeropuerto de Valencia cerca de las tres de la tarde. Esta noche estará en el estadio de Mestalla presenciando el partido ante el Atlético de Madrid, club por el que estuvo a punto de fichar en 2019. “Estoy feliz de poder llegar aquí. Quería jugar en España, estar aquí, y el Valencia ha apostado por mí. Uno tiene que ir donde le quiere la gente y donde le den cariño porque en realidad uno vive de esto. Sé que el Valencia me ha dado mucha confianza y yo, de mi parte, le daré todo”, manifestó Cavani a su llegada a Manises.

Mientras cerca de un centenar de aficionados aporreaban las vallas metálicas de la terminal de vuelos privados del aeropuerto gritando “uruguayo, uruguayo”. El Valencia medita prepararle un acto de presentación acorde a su estatus y a su colección de goles. Cavani, que llega libre después de jugar en el Manchester United, ya ha encendido la traca de la ilusión entre los seguidores del murciélago.

Con la misma paciencia con la que esperaba que los peces picaran el cebo de su anzuelo cuando pescaba en su Salto natal. Edinson Cavani ha esperado en un hotel de Madrid a que su hermanastro y agente Walter Guglielmone cerrara el trato con alguno de sus pretendientes españoles. Tras rechazar la oferta del OGC Niza para volver a la liga francesa. En el gimnasio del hotel y en manos de un preparador físico personal, Cavani ha publicado estos días en su perfil de Instagram varios vídeos. Ha querido demostrar que sigue fino y que no estaba perdiendo el tiempo.

El uruguayo aterrizó en Barajas el 21 de agosto con su mujer y sus hijos para reunirse con Walter Guglielmone, que había estado en Niza para recoger la oferta del club de la Costa Azul francesa. Cavani negó los 4 millones de euros netos por temporada que le ofreció el Niza decidido a jugar en LaLiga y en el Valencia, hasta ese momento el club español que más empeño había puesto en su contratación.

En Mestalla han hecho encaje de bolillos para que la pesada ficha del Matador acople en el limitado coste de plantilla del club para este curso. Para convencer al atacante de Salto, la directora financiera, Inma Ibáñez, ha tirado de todo su ingenio. La presidenta Layhoon Chan ha dado el plácet tras consultar previamente con el máximo accionista, Peter Lim, en Singapur. En un esfuerzo extraordinario por su duro contexto económico, el Valencia ofrece dos temporadas de contrato con un salario que supera los 2,5 millones de euros netos el primer año y otro inferior el segundo.

En el contrato hay varias cláusulas que pueden aumentar el sueldo del atacante si supera una serie de objetivos como valencianista que, incluso, podrían darle una campaña opcional. Limar las diferencias respecto al salario del segundo curso como valencianista ha sido el hándicap de la negociación. Otros aspirantes en la puja por Cavani, como el Villarreal o la Real Sociedad, no han apostado tan fuerte por el internacional uruguayo como lo ha hecho el Valencia, que lo consideraba su gran prioridad para el ataque de Gattuso.

El otro gran inconveniente para la llegada de Cavani ha sido su amigo Maxi Gómez. El delantero de Paysandú, compañero de Edinson en la selección, saldrá de la plantilla en las próximas horas en dirección al Fenerbahçe a cambio de, aproximadamente, 6 millones de euros más bonus por objetivos y un porcentaje de una futura venta. Una de las condiciones que había impuesto Cavani era que su llegada no dejará a Maxi relegado a un segundo plano para no perjudicar sus aspiraciones de jugar en Catar con la celeste. Ha esperado a que el Valencia, finalmente, le haya encontrado una salida. El Valencia, por otro lado, no podía firmar a Cavani si no se deshacía de la ficha de Maxi, cargante en el coste plantilla. La salida de Maxi facilitaba la llegada de Cavani. El Valencia ha cambiado un charrúa por otro. Los dos internacionales estaban relacionados.

En la decisión de Cavani por firmar con el Valencia ha pesado Gennaro Gattuso. El técnico calabrés ha hablado a lo largo del verano con el Matador contra el que, curiosamente, se enfrentó como jugador con el AC Milan. Gattuso opera desde Mestalla como un ‘manager general’ de la Premier League.

Fuente: El Pais

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *